Cuando hablamos del glaucoma, se suele decir que es el ladrón silencioso de la visión, ya que no presenta síntomas hasta que ha avanzado y puede incluso llegar a provocar una pérdida de visión irreversible. Se trata de una lesión del nervio óptico, normalmente provocada por un aumento de la presión intraocular y suele darse a partir de los 40 años, aunque prevalece conforme vamos cumpliendo años.

Dentro del ojo, entre el cristalino y la córnea, está el humor acuoso formado por un líquido transparente que se renueva continuamente. Si los canales de salida del líquido se obstruyen, éste se acumula y se produce un aumento de la presión intraocular. Esto hace que disminuya el flujo de sangre al nervio óptico ocasionando daño en el ojo. 

Ahora bien, no todas las personas con alta presión intraocular tienen glaucoma puesto que no es la causa de la enfermedad, sino el principal factor de riesgo.

Como decíamos, el glaucoma no aparece de forma repentina. Suele pasar desapercibido porque se va perdiendo campo de visión de manera lenta y progresiva, pudiendo causar ceguera si no se detecta ni se trata a tiempo.

¿Qué es el campo de visión?

El campo de visión es la visión periférica que tiene nuestro sistema visual alrededor de la imagen que está enfocando. El centro contiene los detalles, mientras que la periferia nos deja ver todo el entorno.

Por esta razón, tener un campo de visión amplio nos permite disfrutar al máximo de nuestras actividades diarias, como leer o escribir, así como conducir o practicar ciertos deportes con mayor seguridad y confianza.

Las personas con un campo visual reducido son más propensas a sufrir caídas y choques o dificultades para realizar las actividades más cotidianas, ya que no son capaces de ver los objetos situados en la periferia.

¿Cuáles son los síntomas?

Las personas que tienen glaucoma no suelen darse cuenta al principio. Por eso, desde Óptica Diagonal queremos que prestes atención a los síntomas más comunes:

No obstante, pese a ser una enfermedad tan grave, en la mayoría de los casos se puede tratar con un colirio si se detecta a tiempo. La enfermedad no tiene cura, pero así se retrasaría la pérdida de visión.

¿Cómo prevenir el glaucoma?

Según un artículo1 publicado por Visión y Vida, el glaucoma afecta a alrededor de 67 millones de personas y es la primera causa de ceguera evitable en el mundo. Un millón de personas en España padece esta enfermedad y la mitad de ellas no lo sabe.

Salvador Alsina recuerda en este artículo que:

“el 80% de los casos de ceguera provocados por el glaucoma sería evitable gracias a la detección temprana y el tratamiento. Cuando el paciente detecta que su campo de visión ha disminuido ya es demasiado tarde y lo normal es que haya podido perder hasta el 40% de la visión.”

La mejor forma de prevenirlo es realizar exámenes visuales completos y periódicos (cada dos años) en los que se evalúen el nervio óptico, el campo visual y la tensión ocular.

Debemos iniciar estas revisiones a partir de los 40 años y a los 20 si existen antecedentes familiares puesto que es una enfermedad hereditaria, aunque puede afectar a personas de cualquier edad.

Llevar una buena alimentación también ayuda a prevenir la aparición del glaucoma.

En este otro artículo2 de Visión y Vida nos indican que la mejor forma de cuidar nuestra salud visual es incluir en nuestra dieta alimentos ricos en antioxidantes, ácidos grasos esenciales y vitaminas A, C o D, así como evitar el exceso de azúcar, sal o cafeína.

alimentación saludable para evitar el glaucoma, optica diagonal

¡Ya tienes todo lo que debes saber sobre el glaucoma!

Pide cita y te haremos un examen visual completo.